Ir al contenido

¿Por qué Ciudades Sin Miedo?

La pandemia profundizó los procesos de precarización y concentración, haciendo a los ricos más ricos, a los pobres más pobres. El futuro se volvió más incierto e inseguro para la mayoría. En este estado de “puro presente”, de sálvese quien pueda, de supervivencia del día a día, el miedo se apodera de cada vez más ámbitos de la vida. Miedo a perder el trabajo, a no poder pagar el alquiler o darle de comer a nuestras familias. Miedo a lo que les espera a nuestros hijos e hijas en sus vidas y miedo a lo que nos espera a la vuelta de la esquina. Miedo a perder incluso la vida en cualquier calle, en cualquier circunstancia. 

Frente a esta situación las respuestas que el sistema ofrece refuerzan cada vez más las salidas individualistas, basadas en la desconfianza y el temor al otro. Crecen el racismo, la xenofobia, la violencia y los autoritarismos en el mundo entero.